¡Me están saliendo los dientes!

18 de Enero de 2016

 

Todos los niños pasan por esta etapa antes o después, es un periodo de tiempo molesto para los peques y agobiante para los padres. Aunque no todos los niños lo viven de igual manera, suele ser una época en la que algo fundamental e imprescindible en el desarrollo del bebé se convierte en algo angustioso por la falta de herramientas para que el peque de la casa no lo pase mal.

Por eso queremos dejaros algunos trucos que tal vez os sirvan de ayuda. Existen varios productos no muy caros en el mercado, que por nuestra experiencia sabemos que pueden ayudar en esos momentos, luego os hablaremos de cada uno de ellos sin ningún afán de hacer publicidad a esos productos en concreto, pero si para explicaros cómo utilizarlos.

En esta etapa del desarrollo del bebé, la cuál varía en su aparición y duración según cada niño, notamos que el niño llora de manera intensa, se lleva a la boca todo lo que encuentra y lo muerde con rabia y saliva más de lo habitual.

En estos periodos podemos utilizar varias cosas, por un lado están los mordedores corrientes que no les alivian más que cualquier otra cosa que se puedan llevar a la boca, pero también encontramos estos tres artículos:

1) Cepillos infantiles de entrenamiento: hay tres modelos, uno liso, otro obalado con rugosidades y un cepillo con cerdas gruesas de silicona, cada uno está indicado para una edad concreta, y aunque se utilizan como cepillos de entrenamiento, son muy útiles por su textura y consistencia, además disponen de un tope de seguridad para no introducir demasiado el cepillo en la boca del niño (marca NUK).

2) Mordedores refrigerados: estos contienen un gel en su interior que relaja el dolor del bebé por su efecto frío-calmante.

3) Mordedores prealimenticios de silicona: como su nombre indica, estos están diseñados para comenzar a introducir nuevos sabores y alimentos en la dieta del bebé, pero en esta etapa de dentición son muy útiles si introducimos un pedazo de manzana fría, fresa fría o cualquier otra fruta refrigerada (por su efecto calmante) ya que así además de calmarle por el frío y por su consistencia, obtienen un rico sabor al hacerlo, lo cuál es más placentero por ello estos tienen doble utilidad.

Aquí os dejamos algunas fotos para que conozcáis estos productos

 

¡Me están saliendo los dientes!¡Me están saliendo los dientes!2